Adultos

Adultos

Hay momentos en la vida que necesitamos pedir ayuda para poder continuar. Nos abordan sensaciones angustiantes, pasamos unos momentos de estrés, no nos encontramos bien en nuestro día a día, tenemos dificultades para vivir un duelo, una pérdida. A veces es la tristeza la que nos rodea constantemente. Otros son pensamientos y sensaciones que no nos dejan.

Unas veces nos vamos a tiempo atrás y no somos capaces de estar en el día a día. Otras es la ansiedad, los nervios, los malestares los que no nos dejan disfrutar de la vida. Las preocupaciones constantes, las sensaciones físicas constantes o puntuales.

Otras veces son el no sable hacia dónde encarar nuestra vida, qué camino seguir y cómo hacerlo.